11-12-2019   15:16

MARCADA DIVISIÓN EN EL GRUPO ACCIÓN POLÍTICA (GAP)

2019-07-17

A unas semanas del proceso interno para nombrar al nuevo dirigente de Morena en el Estado de México, la división del Grupo Acción Política (GAP) es notable. Por una parte, Jessica Teresa Aguilar Castillo, Contralora del INBAL y ex Defensora Municipal de los Derechos Humanos en el municipio de Texcoco, en días recientes hizo un llamado a militantes de Morena en el mencionado municipio para “renovar y conservar una estructura limpia y con valores en el partido”. Sin embargo, la ex funcionaria pública, en el municipio texcocano, ha recabado un largo currículum entre corruptela y a quien su propio padre llamó “inhumana” por no devolverle dinero que éste le dio a “guardar”.

Por otra parte, a pesar de que Higinio Martínez Miranda, uno de los fundadores del GAP y cacique político de Texcoco y San Salvador Atenco, es quien ha sido motivado por representantes para ocupar el cargo, su historial opacado por nepotismo y corrupción –registrado por distintos medios de comunicación- le ha valido inestabilidad.

Mientras tanto, existe otra figura “rebelde” dentro del grupo: el empresario y líder social, Alfredo Corzo, quien, pese a saber que es Martínez Miranda el personaje impulsado, éste ha mostrado su interés por conquistar a ciudadanos y militantes de Morena.

A través de redes sociales ha expuesto su trabajo dentro y fuera del GAP, así como reuniones por su cuenta con liderazgos estatales; encabezando de esta forma una estructura sólida y estable en el territorio mexiquense. Además de participar activamente en las regiones aledañas como representante de Morena; un ejemplo fue su colaboración en la campaña del gobernador electo, Miguel Barbosa Huerta.

En resumen, si el objetivo de Morena estatal es trabajar bajo los lineamientos que marca el programa del partido nacional, presidentes municipales, diputados locales y federales y líderes tendrán que replantearse en manos de quién quedará el futuro de Morena Estado de México.